• Stereo Noticias

Papa Francisco y papa emérito Benedicto XVI fueron vacunados contra la COVID-19

El papa Francisco fue vacunado en un sector del atrio del Aula Pablo VI acondicionado especialmente para la administración de vacunas. Foto: Vatican Media/ACI Prensa

El pontífice argentino fue inmunizado el miércoles, mientras que el papa emérito alemán recibió la dosis este jueves, durante el inicio de la campaña de vacunación en el Vaticano.

El papa Francisco, de 84 años, y el papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, recibieron la vacuna de los laboratorios Pfizer y BioNTech contra la COVID-19, anunció este jueves en un comunicado el portavoz del Vaticano.

El miércoles 13 de enero, el pontífice argentino fue inmunizado con la primera dosis de la vacuna, mientras el papa emérito alemán la recibió este jueves, dentro de la campaña de vacunación iniciada en la víspera por la Santa Sede, señala el portal oficial de noticias.

“Puedo confirmar que, como parte del programa de vacunación del Estado de la Ciudad del Vaticano, hasta el día de hoy han sido suministradas las primeras dosis de la vacuna contra la COVID-19 al papa Francisco y al papa emérito”, sostuvo Matteo Bruno, director de la oficina de prensa del Vaticano.

Francisco fue vacunado en un sector del atrio del Aula Pablo VI acondicionado especialmente para la administración de dosis. El Vaticano inició el miércoles la campaña de inmunización para los cerca de 5.000 residentes y empleados de la Santa Sede.

Tanto el papa Francisco como el papa emérito Benedicto XVI recibieron la primera dosis de la vacuna de los laboratorios Pfizer y BioNTech y, en tres semanas, recibirán la segunda. Hasta el momento, ninguna foto ha sido compartida.

“Una acción ética”

Durante una entrevista divulgada el domingo por la televisión italiana, Francisco definió la inmunización como “una acción ética, porque te juegas la salud, te juegas la vida, pero también te juegas la vida de los demás”.

Varios prelados, obispos y cardenales han contraído el virus en los últimos meses, entre ellos el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles.

El que fue médico del papa por cinco años, Fabrizio Soccorsi, murió el sábado a los 78 años tras “complicaciones por la COVID-19” cuando estaba “hospitalizado por una patología cancerosa”.

Francisco canceló todos sus viajes al exterior desde el inicio de la pandemia en marzo del 2020 y puso en duda su visita a Irak, prevista del 5 al 8 de marzo próximos.

0 vistas0 comentarios